viernes, 3 de febrero de 2017

Romance runero

Calceme presto mis 'zapas'
cuando, casi madrugada,
guadalquivireñas brisas
a mi cuerpo ya llegaban
envolviendo de presagios
la despuntada alborada.
 
No pudo la presidenta,
a la que llaman Susana,
impedirme el cumplimiento
del sueño que me esperaba,
así que la noche supo
de mi hispalense morada.
 
Y, si organicé estancias
desde víspera tan sana,
ni que Díaz en Alcalá
me zurrara la badana
freno al Gaby que corre
para estar donde soñaba.
 
La noche tuvo delicias
que en el Postigo hablaban
de la atemperada Hispalis
con su Torre y su Giralda,
'mediomaratoneando'
ya en el sábado de marras.
 
Pero amaneció el domingo
y ocho mil y un espadas
preparaban la faena
que no requirió Maestranza,
sólo calles de tronío
y ser yo mismo un 'miarma'.
 
Y en La Cartuja el bullicio,
y en la avenida las salvas
que dieron salida presta
a los apuestos que saltan
calentando esas piernas
para lo que aguardaba.
 
Kilómetros? Veintiuno!
Y los runners? A mansalva!
A Los Remedios, Triana
y La Barqueta con galas
de timbales batuqueros.
Ole la gracia gitana!
 
A Torneo ya salimos
y la calle la estiraban.
Arjona propone el arco
de la mitad que nos falta
y en La Palmera ya suenan
aficiones verdiblancas.
 
Vámonos de aquí que el duelo
con aquél que llaman 'Barsa'
ya presagia multitudes
y con la nuestra ya basta.
Además, que María Luisa
con su parque es escala...
 
por la que subir al centro
y alcanzar la Campana.
Las piernas parecen fuertes
pero la cosa se alarga
y apretando los dientes
llegaré donde está el agua.
 
Ni los vasos por el suelo
ni los charcos ni las chanzas
proporcionan otra cosa
que no sea la algarada
que alientan los sevillanos
desde la acera del alma.
 
Y apareció Macarena
bendiciendo hasta las nalgas
castigadas para entonces
por zancadas tan tan largas
que hasta en la cofradía
nos preguntan con su gracia...
 
"Chiquillo, adonde vais,
que parece paso de agua
ése que todos lleváis
camino de lo que llaman,
válgame Dios y la Virgen,
el parque de Isla Mágica".
 
Es carrera que ya cunde,
ya me espera la medalla.
Media Maratón, Sevilla,
otra experiencia que llama
para sembrar sus detalles
en la memoria galana.
 
Que termino la carrera!
Que túnel de luz tan clara
jamás soñé para acceso 
de La Cartuja que allana
el camino de una gloria
con la que el running me sana!

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada