martes, 10 de enero de 2017

Romance del botoncito

Es posible la epopeya
del aparato maldito?
Se están volviendo rebeldes
artilugios y prodigios?

El ser humano sufriendo
y quedándose proscrito
al imperio que se impone
desde un simple botoncito?

La alcaldesa de Jerez,
que sabe de lo que escribo,
explica que el Villamarta
padece el requisito...

que la informática dicta
ofreciendo el numerito
que acalla las voluntades
y nos brinda todo un hito.

Resulta que aprobaron
presupuestos que, lo admito,
costaron hasta dos plenos
para salvar del peligro...

que a aquellos trabajadores
del teatro un precinto
colocaba en su futuro.
"Votad que sí, os suplico!"

A la segunda llegó
y el presupuesto justito
rozó campanas calladas,
sin sones ni gorgoritos.

Ea, ya tienen futuro!
Ya sentimos el prurito
de haber ganado la causa
de un cauce que exige rito.

Que aún habría de faltarnos
un 'sí' sin concejalitos
levantando esos dedos
que dotan de dinerito...

a la nueva fundación
que otorgará el destino,
al teatro y su gente,
de un futuro bonito.

Que nos queda otro dedo
que apretando el 'enter', dijo,
suba a una plataforma
las voluntades que cito.

Y hete aquí que no deja
la informática, ojito,
dejando a la plantilla
navidades sin el pico...

de la nómina y la paga.
Pugnar hasta voz en grito
en ese salón de plenos,
que os quedará el delito...

de zamparos la desgana
de la máquina y su sino
de depender finalmente
de ese puto botoncito!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada