miércoles, 28 de diciembre de 2016

Romance de la M-30

Despidiendo el Dieciséis,
allá donde la Manuela,
se reunirán los recuerdos
de vida tan pinturera.

El año había sido intenso
saliendo de la tormenta
y las luces, tras las sombras,
recogen ya la cosecha.

Así es como cogemos
con ganas nuestro ford fiesta
y nos vamos a Madrid
el que suscribe y Carmela.

Nochevieja en esos pagos
del oso y su madroñera,
Neptuno, el Prado y Cibeles,
el Bernabeu y la Carmena.

Ay Carmena de mi vida!!
La que me lías es buena.
Ves contaminado el cielo
y decides con destreza...

que el tráfico es muy malo,
que los humos nos camelan,
que la mitad de los coches
se queden en duermevela.

Que las matrículas pares
no pasen de la M-30
y que si vas y te atreves
a multitas te revientan.

Ay, Señor, miremos Carmen
que yo no me sé la nuestra!
Que termina en cero dices???
Mandan huevos, qué sorpresa!!

Llegaremos al hotel??
O se encuentra en la refriega
de ese centro madrileño
que la de Podemos cierra.

Que está junto al Manzanares??
Por allí va la M-30!!
Ay, que disgusto más grande!!
Pero en cuál de las riberas??

En la de Carabanchel??
Al fin una buena nueva!!
Ea, pues allá nos vamos.
Y no inventes más, Carmena!!


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada